espacios contraculturales

Diana Gabriela Reséndiz Segovia

 


Reportaje

Manifestaciones de violencia en la contracultura

 

Resistencia firme ante los golpes de este mundo en decadencia

mundo que trata de controlar nuestras acciones

pero somos mas inteligentes que la propaganda en sus televisiones.

 

 

Ese mundo del que nos hablan las rimas de la canción Sector Lúcido es nuestra realidad inmediata: mecanismos sociales y políticos dominados por unos cuantos que pretenden alienar al mas débil. Existe en nuestra sociedad una cultura dominante que enajena al individuo y deshabilita su capacidad crítica, una cultura casi sin lógica que funciona para que nada cambie.

 

El poeta y artista de rap, Bocafloja, refleja a través de sus letras la esencia filosófica de los movimientos contraculturales.  Él se identifica con la cultura del Hip Hop y es a través de sus creaciones artísticas que expresa su oposición ante la cultura dominante: somos más inteligentes que la propaganda en sus televisiones.

Ken Goffman, precursor del movimiento cyberpunk y candidato presidencial en Estados Unidos en el 2000 por el Partido de la Revolución, define contracultura como algo que “florece dondequiera y cuandoquiera que unos cuantos miembros de una sociedad eligen estilos de vida, expresiones artísticas y modos de pensar y ser que abrazan con entusiasmo el antiguo axioma de que la única constante verdadera es el cambio en sí mismo”.

 

Cada manifestación contracultural guarda elementos de identidad para hacer notar una diferencia con la cultura que domina el entorno social en que surgen. El uso de símbolos, vestimentas, la apariencia física, los gustos musicales, pero sobretodo la filosofía de los grupos son los principales aspectos que denotan un margen ideológico sobre una cultura hegemónica. 

 

Por el simple hecho de ser una manifestación de resistencia ante su declarado enemigo, “el poderoso sistema”, se encuentran desventajados. Ese “poderoso sistema” busca  hacer ver a la sociedad que todo marcha bien y se apoya para ello en la cultura de dominación.

 

Quienes no creen en esa cultura dirigida se dan cuenta de que no existe una lógica entre lo que se dice y lo que la realidad refleja. Ésta gente es la que busca en la contracultura una posibilidad de expresión que trascienda los limites de lo que les tratan de hacer ver.

 

José Agustín afirma en su libro La contracultura en México que ésta es “una historia de incomprensiones y represiones”, pues considera que el sistema trata de formar jóvenes dóciles y acríticos. Cuando los jóvenes no aceptan esa condición es cuando se presentan los enfrentamientos y las represiones.

 

Los grupos contraculturales encuentran como única forma de preservación la defensa de sus ideales. Estos no son violentos en esencia, más bien, son reaccionarios ante el bombardeo de satanizaciones que es promovida por la cultura de dominación –que también puede considerársele como cultura de masas, una cultura generalizadora-, como bien dice Bocafloja:  

Seguro estoy que aquellos te dijeron que la lucha en la que estamos vale nada

no es armada, no explota, cual granadas nada

no pica cual espada, es nada.

Son mis políticas fijas las que no joden con eso,

por eso pienso

es mi cultura y la defiendo con todo mi peso

siempre es por eso que nos mantenemos al margen

mientras los perros el hueso reparten.

Somos la alternativa real.

 

El sociólogo y maestro en Historia, Juan José Lara Ovando, al respecto asegura que “todos estos grupos [contraculturales] se caracterizan por su forma de ser, por tener una manifestación diferente al vestir, buscan una identidad exclusiva, que los hace semejantes así mismos y diferentes a los demás. Esto provoca reacciones, y en buena medida, las reacciones se dan porque ellos son los agredidos, es decir, porque ellos están tratando de mostrarse diferentes a los demás, porque están descontentos y en alguna medida quieren ser o tener una personalidad propia. Los demás también se vuelven descontentos con ellos porque reaccionan y se muestran de una manera diferente, pero no propiamente porque sean violentos en sí mismos”.

Rigoberto, un joven gótico de 19 años del estado de Guanajuato, cree que existe una tensión entre los grupos contraculturales y la cultura convencional debido a que son estilos de vida diferentes: “tiene mucho que ver que nosotros vamos en contra de lo convencional, no tanto por rebeldía, sino por la pura sensación y gusto de que nos gusta otro estilo. Puede ser eso que al ir contra lo convencional en la música, por ejemplo, no veamos algo fructífero, algo que nos cree sensaciones, simplemente no le vemos chiste, y puede ser que tal vez ellos no encuentran sentido en lo que nosotros practicamos”.

 

En nuestro país las manifestaciones contraculturales, según el sociólogo  Pablo Gaytan, han estado en una constante confrontación, pues hay una “guerra tribal” juvenil (como el caso del enfrentamiento entre Emos y otros grupos de jóvenes de la ciudad de Querétaro y el Estado de México), que se ha mediatizado utilizando conceptos como el de “Tribus urbanas” con el que se alimenta al imaginario de la cultura dominante.

 

El concepto de tribu se refiere a esa tendencia de agrupación que intenta  decirnos que existe entre ellos una identidad. Estas guerras existen porque se ha generado una tensión xenofóbica que el “poderoso sistema” provoca en los jóvenes para lograr una confrontación entre ellos mismos. Las confrontaciones provocan a su vez una desintegración y debilitamiento de las fuerzas que se le oponen.

 

En nuestro estado existe y esta muy marcada la confrontación entre “tribus” o grupos contraculturales. Max, un joven Skinhead queretano de 19 años, refiere que en su escena si existen tintes de violencia por el hecho de no tolerar el conformismo en las demás personas: “si somos violentos la verdad, nosotros odiamos a los que practican eso [conformismo] con la demás gente, nos dirán violentos y todo, pero es la verdad, si practicamos la violencia, pero luchamos por algo ante toda esa violencia. Pero si creo que entre todos estos grupos debe haber cierta tolerancia. Creo en la tolerancia, pero no al 100%”.

 

Rigoberto difiere un poco de la concepción del joven Skinhead considera que en su “escena” no hay rencor a otros estilos. “Hay un poco de tolerancia, esta siempre marcada la idea de que un poco de pacifismo lleva a la tolerancia. A pesar de que en la calle me gritan cosas los tolero, aunque si creo que seria mejor si hubiera un poco mas de tolerancia. En parte los medios han influido en satanizarnos, como en el caso de los Emos que decían que los habían atacado y la verdad pues, tal vez hubo algunos, pero no fuimos todos”.

 

Los medios de comunicación siempre han estado sobre los grupos de jóvenes sirviendo como canal para introducir los elementos de violencia. No hay mejor ejemplo de ello que el ataque jóvenes Emos, (llevado a cabo en Plaza de Armas aquí en el estado el 7 de marzo del año pasado) pues fue divulgado por los medios de comunicación: a través de correos electrónicos se incitó a la juventud queretana a manifestarse contra este grupo de jóvenes a través de la violencia.

Identidades autenticas VS identidades volátiles

A través de correos electrónicos, el 7 de marzo del 2008, se convocó a la juventud queretana a agredir a otros jóvenes identificados como Emos.

En el un informe especial de la comisión nacional de los derechos humanos sobre el grupo juvenil conocido como Emo emitido en el mismo mes de los agravios se expone que en respuesta al llamado que se hizo en Querétaro para atentar contra los Emos se aglomeraron alrededor de 800 jóvenes, quienes agredieron a tres jóvenes del mencionado grupo contracultural.

 

En los correos electrónicos se expresaba que la principal causa de la movilización se debía a que los Emos representan una identidad ligera que simplemente se ha dedicado a extraer y copiar en sus atuendos las formas de vestir y algunos símbolos de otras formas de identidades autenticas.

 

El sociólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Querétaro, Juan José Lara Ovando, asegura que este acontecimiento no es más que una parafernalia hecha sobre el movimiento Emo. Además afirma que “fueron los medios de comunicación que hablaron de una agresión, en realidad no hay agresores”.

 

En principio se culpaba a otros grupos contraculturales, como los “punks” o “darketos”, de ser los incitadores de esta violencia. Pero ¿en algún momento se vio a este tipo de chicos agrediéndolos?

 

 Ahora, sería también importante cuestionar a ¿quién le interesa mantener desintegrada a la juventud pensante y crítica? ¿Quiénes son  los que manipulan los medios de comunicación para hacernos creer cosas que son incongruentes con la realidad? ¿Quién se beneficia de todo este “teatrito”?

 

 

Resulta fácil encontrar a un culpable en vez de buscar soluciones. El sistema político de nuestro país se ha empeñado en buscar culpables porque “eso da seguridad a la gente” concluye el sociólogo Juan José Lara. Y, claro, como en nuestro país el sistema político busca mantener a la sociedad dormida, inactiva e ignorante ante lo que acontece, se esfuerza en tratar de erradicar cualquier manifestación de crítica al sistema. La contracultura resulta entonces su blanco perfecto.  

El montaje que se ha realizado de las guerras tribales es tan solo una parte de lo que puede pasar si se cae en las trampas de manipulación social que se difunden principalmente por los medios de comunicación masivos.

Juan José Lara cree que luchando y no agrediendo, es la forma en que las manifestaciones contraculturales podrán hacerse sentir ante al resto de la sociedad porque representan una alternativa por el simple hecho de querer ser algo. Debe ser un orgullo ser parte de esa “alternativa real”.

BANDAS INDEPENDIENTES DENTRO DE LA CONTRACULTURA

 

Actualmente, los jóvenes encuentran en las artes excelentes medios conductores de emociones y válvulas de escape. Una de las artes a las que con mayor frecuencia se recurre con estos fines es la música. La razón principal de que esto suceda es que la música siempre está en nuestras vidas (no así la pintura, la escultura, etc.), es el arte, demeritado en muchos casos, al que tenemos acceso con mayor facilidad.

 

En la búsqueda de abrirse caminos, de tener nuevos espacios de expresión y, por supuesto, de un poco de fama y dinero, muchos chavos se agrupan y forman bandas musicales. Dentro de ellos, existen los pertenecientes a ciertas tribus urbanas o contraculturas que buscan adquirir identidad e independencia a través de sus creaciones musicales como lo han hecho las grandes bandas, además de expresar un nuevo mensaje a partir de su punto de vista que, sobra decir, es poco conocido por ser precisamente contraculturas.

 

Una de éstas subculturas son los grungers que encontraron su origen en el género musical de los 90’s denominado grunge. Éste se caracterizó principalmente por sus guitarras distorsionadas y letras normalmente pegajosas o repetitivas que reflejaban apatía, y desdén ante la vida. Ejemplos de agrupaciones famosas que emplean este género son: Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden.

 

En la actualidad, casi en el anonimato, está la banda queretana de  grunge Los Friday’s. Ellos son jóvenes de 18 y 19 años que hacen música por el gusto que les brinda y su único fin es que, a su consideración, esté bien hecha. Dos de sus integrantes (Aletz y Paco) tienen sólo bachillerato y dos más (Potro y Toño) están cursando el nivel superior y, aunque trabajan en un bar tocando covers, sus ingresos no son únicamente los que obtienen por medio de la música. Ellos saben que a menos que sean ya una banda reconocida, la mejor opción es tocar covers para ganar algo de dinero. Dinero que posteriormente será utilizado para grabar un material discográfico con sus canciones originales, pues según los datos que han llegado a ellos, en un estudio les cobran $500.00 por canción. Ellos creen que su propuesta no se ha popularizado porque actualmente existen muchas bandas nuevas en la ciudad  y la gente no sabe a cual hacerle caso, además de que discriminan por géneros y son estrictos en sus juicios musicales. Los Friday’s insisten en lo mismo que muchas bandas: la cultura musical en el país es paupérrima y creen que teniendo clases de música en los planes escolares básicos y becas para los estudiantes de conservatorio, la situación podría ver mejores tiempos. Aunque ya se han definido como pertenecientes al grunge declaran terminantemente que no se encierran en ningún género o cultura musical específica.

 

Ese es sólo un lado de la moneda rebelde y musical. Rodrigo Mendoza es un joven de 20 años que encuentra el mejor punto de expresión con su banda de rock urbano Aullido. El rock urbano tiene exponentes en nuestro país de la talla del TRI, el Haragán y Cía. y Tex Tex. Tanto los integrantes de las bandas como sus seguidores se distinguen por su vestimenta sencilla de mezclilla, playeras de bandas del mismo rock urbano, chamarras de cuero y cabello largo. Las letras del rock urbano retratan el día a día de los grupos marginados: la falta de empleo, la delincuencia, la drogadicción, etc. Rodrigo comenta que su interés por la música viene de su imperante necesidad de crear, el utiliza la música como un medio de proyección espiritual. Poder llevar a cabo esta proyección requiere de ciertos recursos, uno de los más grandes obstáculos para Rodrigo ha sido la falta de dinero para poder comprar instrumentos de calidad. Él cree que el problema no es la falta de espacios porque el que busca, encuentra; aunque sí reconoce que en la ciudad de Querétaro son casi inexistentes estos espacios para bandas como Aullido. A pesar de que ya se han codeado con los grandes del rock urbano como el TRI, Lira’n roll y el Haragán y Cía en los escenarios, no es su único ingreso monetario lo que reciben por su música. En lo particular, Rodrigo piensa que en México se hace buena música pero que hace falta “expansión intelectual” para que exportemos lo adecuado a otros países. Finalmente, Aullido ha triunfado ya por el solo hecho de hacer las cosas, de estar en la lucha constante de abrirse paso con sus creaciones originales. Ellos se acomodan muy bien bajo esta clasificación de rock urbano, y además afirman que su música es abierta a la interpretación de los espíritus, dicen que cada uno puede transformarla en su interior. En palabras de Rodrigo “Creo que nos hemos enfocado en promulgar, a pesar de la etiqueta que trae de fábrica nuestra música, la nueva era espiritual y de conciencia, vivimos y exhortamos en un cambio radical de espiritualidad. Seguimos y vivimos la ciencia del espíritu.”

 

Por último, no porque sea de menor importancia, tenemos la división de la contracultura metalera. Específicamente el power metal surge en los 80’s de la mezcla de otras ramas del metal. Es un resultado optimista, melódico, con letras épicas, velocidad y energía en le ejecución. Avexom es una banda formada por 5 jóvenes músicos y una cantante. Francisco Lorencé es el baterista de Avexom, cuenta con 17 años y cursa la preparatoria. Francisco comenta que el mayor obstáculo al que se enfrenta una banda como Avexom es que en la ciudad de Querétaro hace falta cultura musical y que, a causa de ideas tradicionalistas, son discriminados. Siendo una banda joven, encuentran espacio en los eventos organizados por gente más o menos de su edad como tocadas en el Club Rotario o Batallas de bandas, además de unos cuantos bares que otorgan espacios. Ellos no se consideran contracultura pero saben bien bajo que género musical se definen y para ellos es “un género mágico y poderoso”. Reconocen que el power metal es un género que “prende” a mucha gente pero que pocos en México, y específicamente en Querétaro, podrían declararse fans de este tipo de música.

 

En este breve recorrido por 3 aspectos de la música independiente que pertenece a grupos contraculturales en la ciudad de Querétaro, se muestra más que nada el reducido espacio que existe para su proyección. Ya que si tal vez no es obligación del estado proporcionarles dinero para sus grabaciones, sí lo es procurar el bienestar y sano esparcimiento de los jóvenes; y una de las cosas que los jóvenes actualmente demandan son espacios de creación, expresión y exposición artística en todos los sentidos. Una vez generados estos focos artísticos sería más fácil despegar, creemos muchos.

 

La emisora de radio de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) cuenta con un par de programas que abren su espacio radiofónico a la creciente cantidad de agrupaciones de diversos géneros en la ciudad. Lamentablemente, Radio UAQ no es un espacio que goce de altos niveles de sintonía. Afortunadamente, los miembros de cada banda se dan a la tarea de juntar radioescuchas para la fecha y la hora en que ellos estarán al aire, lo cual es regularmente en el programa “El limbo”. Ese trabajo, el de promover la nueva música, las nuevas propuestas, etc. no puede asumirlo nadie más que aquel que desea ser reconocido por lo que hace.

 

Es completamente válido decir que “el que busca, encuentra”. Lo que no es válido es que al que busca y encuentra, le quiten lo que encontró, que le cierren puertas o que por falta de recursos materiales le nieguen oportunidades. Actualmente, existen en Querétaro más de 10 estudios profesionales de grabación cuyos precios oscilan entre $500 cada canción (sin importar el tiempo) y $5,000 por hora (sin importar el número de canciones). Y quienes hacen uso de estos estudios saben que precio significa calidad, desgraciadamente. Muchos optan por hacer grabaciones caseras como primera opción, para darse a conocer y después poder grabar un demo de mediana calidad.

 

Normalmente, quien ha estado en esta industria es quien sabe cómo se sobrevive en ella, por lo que una buena opción dentro de la ciudad de Querétaro es el Estudio Gato Negro dirigido por Eduardo Quintana y Melissa Menéndez. Ambos han sido anterior y actualmente parte de proyectos musicales y saben lo difícil que es abrirse camino. Ofrecen muy buenos presupuestos para grabar demos y, por supuesto, ellos aprovechan el estudio para grabar todas sus creaciones. El estudio está situado en Camino del Lindero 39-A Col. Haciendas de Valle Verde en Querétaro, Qro. Con propuestas como ésta y gente innovadora con ganas de trabajar, las bandas locales pronto despegaran de espacios como “El limbo” o el Club Rotario a las ligas mayores del espectáculo y las artes.

 

 

~ por yem1 en diciembre 1, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: